¿Por qué debemos plantar un árbol con los niños?

¿Por qué debemos plantar un árbol con los niños?

Para que nuestros hijos puedan aprender el gran valor de la naturaleza, amarla, cuidarla y respetarla es necesario que se acerquen a ella, que la sientan, que la experimenten, que la disfruten, que la huelan, pero sobre todo que vean a sus padres haciéndolo primero y compartiendo con ellos esa pasión y amor por la naturaleza.

Cualquier momento es bueno para plantar un árbol, y despertar la conciencia social para el respeto y el cuidado de la naturaleza, devolver a la naturaleza algo de lo mucho que nos da. Plantar un árbol con los niños, no es sólo un símbolo, es realmente una gran travesía: una semilla, un árbol, una flor, un fruto, una gran sombra, aire puro y limpio, la belleza inigualable del paisaje.

IMGP00061 ok

Dejémosles  a nuestros hijos jugar, entablar una conversación con la naturaleza, con la tierra; jugar e interactuar con ella, poner un tierno brote, regarla y contemplar cómo crecen los árboles que una vez fueron plantados por ellos. La naturaleza nos devuelve con creces nuestras pequeñas aportaciones, los niños tienen que aprender que existen valores alrededor del bosque en el que ellos pueden jugar y disfrutar el aire puro; al plantar un árbol con los niños les inculcas una serie de valores que cuando sean grandes harán del planeta un lugar mejor para vivir:

- Amor

- Respeto

- Responsabilidad

- Dedicación

- Conciencia social

- Conciencia ecológica

También aprenderán que las cosas grandes requieren esfuerzo, dedicación, tiempo y paciencia, que el tiempo construye lentamente como la naturaleza. Enseñémosles a valorarla y a disfrutarla. Sembrar un árbol, cruzar un río, comer una fruta a la sombra de un árbol, trepar a una rama, subir montañas, recolectar flores y bichos, realizar hormigueros, buscar piedras, hojas, setas, flores… pueden ser para nuestros hijos una agradable y divertida lección de respeto y amor a nuestro legado natural y es nuestra tarea enseñárselos.

Fuente: 

Guía Infantil